domingo, 26 de marzo de 2017

Domingo, 26 de marzo

La vida era lo que prometía que ibas a alcanzar. Más tarde fue lo que ignorabas a tus espaldas.

sábado, 4 de marzo de 2017

Sábado, 4 de marzo

Aldebarán, por encima de la luna creciente, un poco a la izquierda. Martes, Urano y Venus, casi tocando el horizonte.
El jueves envié por mensajería las pruebas corregidas de La próxima vez (2008-2009). Corregidas... Desarmaría la inmensa mayoría de los párrafos; construiría las frases de otra manera; eliminaría casi todos los adjetivos, y las tantísimas vaguedades líricas.
Con motivo de la edición de esta tercera entrega de mis diarios, es posible que viaje a Las Palmas y a Tenerife. Luego vendrá lo conocido, lo que tanto me harta. Y otra vez la soledad.
¿Voy a ser en serio un solitario? Nunca me he buscado una etiqueta, los solitarios... Solo sé que apenas tengo paciencia para con los hombres.
Ahora me gustaría estar sentado en La Punta, en un extremo del camino que sigue al mar, frente a Dos Hermanos, observando los tonos lilas y malvas del cielo, todo ello atravesado por los recuerdos flotantes, las visiones cinematográficas de las vidas vividas con dolor y torpeza.
Qué ganas de terminar ya. Demasiado tiempo aquí, demasiado.