viernes, 17 de febrero de 2017

Viernes, 17 de febrero

Las fotos tienen el tiempo de las flores.
Así nos sorprenden en la mano o en la pared, añaden color donde hacía falta, y un día llenan el aire de menudencia.
Con tantas menudencias hemos ido creciendo que ya -hace tiempo- sentimos que hemos vivido demasiadas celebraciones.
No hay nada que quepa guardar que no se sostenga en la memoria. Y si la memoria también se agosta, creamos, por fidelidad a nuestro esfuerzo, que todo se hizo sangre y la sangre algún noche se elevará para ser huella de una nube de paso.